Los miércoles no existen

¡madre!